< Regresar

Santuario del Señor de las Misericordias

Abierto - Servicios limitados / Capacidad

san pedro atocpan
Foto: GabieGuin en Wikimedia Commons

Otro de los recintos religiosos de San Pedro Atocpan es el moderno y enorme Santuario Del Señor De Las Misericordias. El santuario está dedicado a una imagen de Cristo muy venerada en Milpa Alta, por lo que todos los años, en mayo, la iglesia organiza un festival en su honor. Los celebrantes llegan de todo Milpa Alta y de partes de Morelos y del Estado de México.

Como gran parte de San Pedro Atocpan se dedica a la producción y venta de mole -en su amplia variedad de colores y sabores-, esta suele ser una parte importante de la celebración.

Esta iglesia, mucho más reciente, se inauguró en 1977 y alberga un Cristo Negro, hecho de pasta de caña, que se cree que data del siglo XVI. Como la iglesia se construyó en lo alto de una colina, los visitantes disfrutan de vistas panorámicas de la ciudad.

Cerca de allí, tanto la Plaza San Martín -con sus jardines y árboles-, como la capilla de San Martín, son una constante para los aventureros, o simplemente para los que desean relajarse. Esta capilla es el destino original de la figura del Cristo Negro, el Señor de las Misericordias.

Las principales vías de acceso a San Pedro Actopan son la carretera federal México-Tlayacapan y la carretera Xochimilco-Oaxtepec. En transporte público, tome la línea 2 del Metro hasta Taxqueña, y desde ahí pida un autobús de la ruta 81.

__

El Santuario con sus galas de celebración.

La leyenda del Señor de las Misericordias

Se dice que en el siglo XVI, los leñadores que llegaban de Santo Domingo Ocotitlán, en Morelos, atravesaron la cima de la sierra para descubrir, no sin bastante asombro, una estatua de Cristo crucificado de unos dos metros de altura.

Modelada a la perfección y en un material muy ligero, se cree que fue hecha con gabazo o pasta de caña. Los leñadores llevaron la noticia al pueblo y regresaron a esta maravilla en un lugar llamado Tlapantitlán. Con ellos iban unos frailes que, al contemplar el Cristo, anunciaron que habían descubierto al Señor de las Misericordias. Recomendaron que se cuidara la figura, ya que se decía que era especialmente milagrosa. En ese mismo lugar, construyeron una humilde capilla para el Cristo.

La cruz con la estatua del Cristo permaneció en un rincón, pues los responsables de la misma no podían realmente darle el cuidado que requería. Al tratarse de una estatua sagrada, resguardada en un refugio estrecho e inadecuado, eventualmente algún descuido le ocurriría al Cristo. Se dice incluso que las gallinas se han posado en los brazos de la estatua.

Pero en aquella época, muchos de los indígenas se vieron obligados a regresar a las cimas de las montañas, debido a las circunstancias impuestas por los terratenientes locales. Así, cada vez más gente de Santo Domingo Ocotitlán vino a vivir a Tlapantitlan cerca del Señor de las Misericordias.

Con el creciente número de penitentes y devotos seguidores, la estatua habría de deteriorarse. Un día, la gente se dio cuenta de que los dedos de la estatua estaban rotos y decidieron llevarla a especialistas en la Ciudad de México para que la restauraran.

Cuando la estatua llegó con el especialista en restauración, tanto la gente como el artesano se quedaron boquiabiertos. El artesano describió el trabajo de restauración de la siguiente manera:

Hace varios días, soñé que me traían este mismo crucifijo y me decían que tenía los dedos lastimados. Lo arreglé, pero sin utilizar ningún instrumento. Más bien utilicé un bálsamo que me mostró la estatua. La estatua me pidió que frotara el bálsamo en los dedos heridos. Ahora he hecho exactamente lo que había soñado. Y aquí tienes los dedos en perfecto estado. Así que la obra que estás admirando no es realmente mía, sino la obra milagrosa del propio Cristo.

Llenos de admiración, los pobladores emprendieron el regreso a su pueblo en Milpa Alta. Debido a la delicadeza de la estatua y a su destino rural, el transporte fue largo y difícil.

Al pasar por San Pedro Atocpan, el grupo descansó en un lugar llamado Xalimoloya, el “lugar de la arena”, un pequeño cerro al este del pueblo. Allí aprovecharon para buscar comida y pasar la noche. Al día siguiente, al continuar su camino, no pudieron hacer nada para mover al Señor de las Misericordias. Se había vuelto tan pesado que la fuerza combinada de todos los hombres no era suficiente. Ni siquiera la fuerza de las oraciones pudo mover la estatua. Angustiado y profundamente entristecido, el grupo siguió adelante sólo para contar a los demás lo sucedido.

Lo intentaron una vez más con la ayuda de muchos más habitantes de San Pedro Atocpan, pero el intento fue en vano. El señor había elegido esta nueva tierra que, en náhuatl, se llama “Yencuictlalpan”. Así, se construyó la Capilla de San Martín en el borde del cerro para por fin albergar adecuadamente la estatua. Aquí permanecería durante cuatro siglos, para luego ser trasladada al  Santuario del Señor de las Misericordias, más adecuado para su resguardo.

Como llegar aquí
  • San Pedro Atocpan, Panchimalco, Milpa Alta, 12200 San Pedro Atocpan, Mexico City, Mexico
  • +52 (55) 5844 2459

Sitios cercanos

Exconvento de San Pedro Apóstol

Cercano a 0.17 kms.

Capilla de San Martín

Cercano a 0.31 kms.

Casa de Cultura Atocpan

Cercano a 1.02 kms.

Foro Calmécac, Milpa Alta

Cercano a 1.83 kms.

Más lugares como este

Casa de Cultura Tepecuitlapa

Un centro cultural y el mercado del barrio compartiendo el mismo espacio.

Tianguis de San Bartolomé Xicomulco

Un clásico mercado de barrio en San Bartolomé.

Museo del Cuartel Zapatista

Un vistazo a la vida del Ejército Revolucionario Zapatista: un museo en Milpa Alta que no se pueden perder.

Capilla de San Martín

Una pequeña capilla magnífica dedicada a San Martín.

Parque Nacional El Tepozteco

Uno de los parques nacionales más espectaculares del país ocupa una gran parte del sur de la ciudad.

Mexico City

Cultural Capital of the Americas