MexicoCity.cdmx.gob.mx

< Regresar

Tlacopac

Purísima_Concepción_en_Tlacopac
Fotografía: Santa Rosarios55 on Wikimedia Commons.

Tlacopac es un barrio fascinante de Ciudad de México. Justo al norte del querido San Ángel, tuvo lugar una importante batalla durante la invasión estadounidense de 1847-48. Aquí fueron enterrados varios soldados irlandeses del famoso Batallón de San Patricio. La Barranca del Muerto, o al menos su recuerdo, también se encuentran justo al norte.

Pero Tlacopac es uno de los diez pueblos originarios de Álvaro Obregón. El nombre náhuatl podría traducirse como “lugar de palos en medio del agua”. El barrio fue durante muchos años conocido como Campestre, y en los últimos años se ha reivindicado el uso del nombre original.

Los pobladores originales eran hablantes de náhuatl que se asentaron al norte del río San Ángel. Aunque no se sabe con seguridad, llegaron mucho antes que los españoles. Hacia finales del siglo XVI, los españoles establecieron varios campos de trigo en la zona. Y al igual que en San Ángel, gran parte de la zona se utilizó para el cultivo de huertos.

Purísima Concepción de Tlacopac

La Iglesia de la Inmaculada Concepción fue construida como una dependencia de la Iglesia y Monasterio de San Jacinto.  Orientada al oeste, durante mucho tiempo estuvo dedicada a la Asunción. En 1966, la dedicación se cambió a “Conversión de San Pablo”. En 1987, se cambió de nuevo a la “Purísima Concepción”. La iglesia es el único monumento histórico que se conserva del antiguo pueblo. Los carmelitas la construyeron en sustitución de un templo erigido antes de 1600. Originalmente de una nave con presbiterio, se sabe que tenía retablos churriguerescos. Estos fueron sustituidos por altares de cedro, pero el actual es de granito.

La fachada principal tiene un recinto semicircular que se apoya en las jambas de un capitel dórico. Estas sostienen el entablamento.  La parte superior de la fachada está adornada con arcos de campanas. La base de un campanario se encuentra al norte, pero nunca se completó. En 1999 se erigió una cruz celta conmemorativa y una placa en el atrio.

El barrio de Tlacopac

A mediados del siglo XIX, el desarrollo industrial en San Ángel y sus alrededores atrajo a muchos más colonos a la zona. Una línea de ferrocarril de 1866 pasó justo al este y esto estimuló aún más el crecimiento. Los tranvías funcionaron desde 1900 hasta 1979. Aunque a principios del siglo XX el pueblo seguía siendo pobre, hacia el final de la Revolución Mexicana se produjo un boom de crecimiento gracias a los inmigrantes alemanes que se instalaron en la zona. Muchos intelectuales, profesionales y artistas construyeron residencias en la década de 1930.

  • Un convento de monjas carmelitas descalzas se instaló justo al oeste de la iglesia, en la calle Madero. Dedicado a San José, se dice que las monjas veneraban un cuadro del Señor de Santa Teresa. Éste procedía del convento agustino de Ixmiquilpan, en el estado de Hidalgo. En 1621 se atribuyó al cuadro una renovación milagrosa. Esta imagen y posteriormente el convento pasaron a depender del convento de Santa Teresa la Antigua.

Todavía se puede percibir la antigüedad del barrio en algunas de las calles empedradas, sobre todo con un mapa. Entonces se ve cómo muchas casas están conectadas por callejones y caminos. El barrio de Tlacopac está a unas pocas cuadras directamente al norte de la Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo. También está directamente al oeste de la Avenida Revolución.

Como llegar aquí

Sitios cercanos

Instituto Cultural Helénico

Cercano a 0.33 kms.

Museo de Arte Carrillo Gil (MACG)

Cercano a 0.62 kms.

Baga '06

Cercano a 0.62 kms.

Más lugares como este

Pueblo Tizapan

Uno de los asentamientos originarios y un gran barrio para caminar.

Pueblo de Tetelpan

Un pueblo antiguo y agreste en las tierras altas de la Ciudad de México.

Pueblo Axotla

Un antiguo barrio de Álvaro Obregón.

Santa Lucía Xantepec

Un pueblo antiguo aún revela secretos.

Pueblo de Santa Fe

Una iglesia que aún se conserva de la época de Vasco de Quiroga...

Información esencial